News

El segundo mapeo en el Camino de San Benito

Pasados unos meses, no es facil replantear el mapeo de territorios tan diferentes como los de la primera visita sobre el terreno; además, en presencia de una variante tan triste como la del terremoto que se abatió de manera tan devastadora el 30 de agosto 2016, todo se complica aún más. Transitar por esas zonas para llevar a cabo el proyecto del turismo sostenible y accesible a todos cuando todavía la gente está intentando recuperarse de una catástrofe que es difícil describir; es necesario una adecuada sensibilidad y respetable distancia para poder despertar la idea de una reconstrución a nivel más universal.

En el mes de mayo se planificó el mapeo del tramo Norcia-Rieti del Camino de San Benito. Fue además la ocasión para visitar y sensibilizar a varios establecimientos y territorios que en la primera fase no habían reaccionado al proyecto. Y en esto ha habido muchas sorpresas.

Antes de llegar a Norcia, recibimos la invitación de Paolo Caucci von Saucken para ir a Perugia en la Cofradía de Santiago de Compostella donde por segunda vez fuimos acogidos con los brazos abiertos. Hay que mencionar que la Cofradía ya había apoyado el proyecto “Santiago per Tutti” y sigue apoyando las actividades que Free Wheels lleva a cabo en los Caminos de Santiago. Justo durante la anterior reunión para el proyecto SA.BE.R. en Santiago, en una noche lluviosa nos topamos por primera vez con el profesor Caucci en una calle detrás de la Catedral.

Al contrario, al llegar a Norcia, con amargura nos dimos cuenta que el cuadro que la prensa y la televisión hacen, representa solamente una mínima parte de la realidad, en un país que a pesar de todo intenta levantar la cabeza con una dignidad sin par, esperando que el Gobierno no se quede dormido delante una situación de la cual somos todos conscientes.

Si en el tramo de Rieti en adelante el número de los pueblos era, con mucho, mayor que los alojamientos encontrados, en el tramo entre Norcia y Rieti, se halla aproximadamente el 40% de los establecimientos hosteleros de todo el Camino. Sin embargo, los criterios de accesibilidad no se cumplen por todas partes. En muchos pueblos no hay alojamientos que puedan hospedar personas de movilidad reducida, además sin ninguna atención hacia las necesidades sensoriales (tan como en todo el resto del camino); por contra se nota que unos empresarios están dispuestos a tomar medidas para cumplir con esos criterios. En Mandela, Marzia acaba de remodelar completamente su establecimiento Febinn para que pueda acoger a todas las personas de la mejor forma. En Cascia, hay varios alojamientos cuyos gestores son conscientes de que también personas con discapacitad pueden emprender un camino religioso y cultural; entre todos, La Corte lo está demonstrando.

De la misma manera, los servicios que se ofrecen en este primer tramo del camino han aumentado el nivel de accessibilidad que desde el 52% aproximadamente llega al 57%. Tanto restaurantes, lugares de culto y zonas de descanso accessibles, como servicios a los turistas con movilidad reducida, se han incrementado; es posible que todo esto responda a un aumento de sensibiliad de las administraciones públicas.

Se puede así afirmar que los lugares de Umbria por los cuales transita el Camino de San Benito corresponden más activamente a una política universal para incrementar su accesibilidad y llegar a ser pronto para todos como ya se occurre en mayor grado en el Camino de Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.